De vuelta otra vez

Buenos días por la mañana, me reincorporo.

Lo dejé hace un mes porque no tenía tiempo para escribir, pero también porque necesitaba un poco de aire.

Si os digo la verdad, a veces se hace difícil escribir sobre Alicante y la Comunitat Valenciana, por muchas razones. En primer lugar, porque tengo la sensación de que la crítica no llega a ninguna parte, de que los poderes públicos valencianos van a la suya, con o sin crítica, y sobre todo de que los ciudadanos están cegados, no quieren ver o no les interesa ver lo que ocurre a su alrededor. Vaya, que predico en el desierto.

Además, hace tiempo que no vivo en Alicante, voy de visita de vez en cuando y, por mucho que lea la prensa, visite los blogs sobre Alicante, o me esfuerce por mantenerme informado, la realidad que yo toco y vivo no es la alicantina ni la valenciana, sino otra muy diferente.

Aún así, me reincorporo por una especie de vocación de servicio público que no me quito de encima. Alicante me gusta y me gusta la Comunitat Valenciana. Es mi tierrra, ¿qué le vamos a hacer? me gusta el secarral y cómo se refleja la luz del sol en el cielo, así que váis a tener que aguantarme por lo menos hasta que vuelva a tener otra crisis de fe.

Así que, vamos a lo que vamos.

Estoy sorprendidísimo porque al alcalde de Alicante le ha sobrevenido un ataque de conocimiento -del alicantino, coneixement- sobre temas urbanísticos que bien podría haberle afectado en la aprobación del plan Rabassa, o en la adjudicación de licencias para construir en la Cala Cantalar del Cabo de la Huerta, o en el derribo de la Isleta.

En fin, la cuestión es que Díaz Alperi rechaza, con buen criterio, el plan del Gobierno de aumentar la edificabilidad en los terrenos del soterramiento de las vías del tren. Parece que al Ministerio de Fomento no le salen las cuentas y pretende aumentar la edificabilidad para sacarle mayor rendimiento urbanístico a los terrenos.

Alperi, que sabe mucho sobre rendimientos urbanísticos, se niega y el ministerio, también con buen criterio, le reclama de dónde pretende sacar el dinero que el Ayuntamiento deberá aportar para ejecutar la obra si no aumenta el grado de edificabilidad.

En resumen, el Ayuntamiento de Alicante está a dos velas y el ministerio le va a la zaga, pero la estrategia de Alperi es la de hacer oposición al Gobierno para esconder sus propias vergüenzas, ¿os suena?

Mientras, los alicantinos pendientes de un proyecto central para el desarrollo urbanístico de la ciudad, y la casa patas para arriba.

En cualquier caso, Luis Diaz Alperi tiene vocación de adivino, lo demostró con sus vaticinios sobre los inmigrantes y la delicuencia. Y fue él quien inició una campaña de desprestigio contra la anterior Síndica de Greuges que ha finalizado con una operación de desvergüenza institucional del Consell que, en la práctica, supone que la Sindicatura de Greuges, una institución que se supone imparcial y directamente al servicio de los problemas reales de los ciudadanos.

Con dos cojones.


Bookmark and Share
 

Anuncios

8 comentarios en “De vuelta otra vez

  1. Holaaaaaaaaaaaaaaaa…….
    ¡Bienvenido, compañero!
    ¿Preparado?
    ¿Listo?
    Pues vamos a ello que tienes muuuucho trabajo por delante.
    Hay que recuperar el tiempo perdido. Y recuerda que desde hoy, Luis Bernardo está más jodido que nunca sabiendo que has vuelto a la carga, jajajajaja

  2. Hola!!!!!!

    Es como volver al gimnasio después de mucho tiempo, primero no ves el camino y luego, de repente, los músculos se desentumecen y, venga, vamos que nos vamos.

    No tenía ni idea de que se llamaba Luis Bernardo.

    Gracias por el recibimiento.

  3. hola Alfredo, que gusto que hayas vuelto. es estupendo leerte. Respecto al PGOU parece ser que es “conservador” según fuentes oficiales. perooo conservador de no hemos cambiado nada, conservador emblemático, conservador frente a moderno e inversión ¿?…. creo que hay sorpresa, al menos hay emoción.

    Lo del soterramiento y la edificación es dinero y mucho….huummm
    !!Bienvenido!!

  4. Gracias por el comentario, María.

    Sí, ya lo he leído esta mañana. No me fío de nada, ni de nadie.

    Yo creo que conservador significa que no incluirá grandes proyectos urbanísticos. Lo justificarán diciendo que han preferido hacer un PGOU pequeño, sin enfrascarse en grandes obras. Así justificarán que Rabassa, o el futuro de Agua Amarga queden fuera.

    ¿qué opináis?

  5. De momento ( y en lo tocante a mis aficiones), han dicho que van a proteger muchos edificios. Yo hasta que no lo vea, no lo creeré y desde luego lo que sí que está claro, es que hay que estar atentos a la exposición del famoso nuevo PGOU y alegar. Si algo no nos gusta, alegar. Y a esperar que hagan caso, claro está…
    Y para tí en concreto, pues eso: bienvenido otra vez a la palestra.

  6. Muchas gracias por el recibimiento. Así vale la pena.

    Elkiko, tengo muchas ganas de equivocarme, pero es si no lo veo, no lo creo.

    Me parece imposible que el Ayuntamiento vaya a hacer en un sólo documento lo que durante todos estos años no ha hecho.

    Es decir, ¿protección para el Ideal? ¿la estación de Benalúa? ¿los murales de la Estación de Autobuses? ¿El Palas? ¿El Barrio de Santa Cruz entero con el Barrio? ¿las torres de la Huerta? y tantos otros ejemplos.

    Si de verdad un ayuntamiento está por la labor de conservar y proteger, independientemente del PGOU no estarían pasando cosas como esta:

    http://www.diarioinformacion.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2008062700_12_770941__Alicante-plantas-edificio-protegido

    En fin, que no me creo nada.

  7. Lo primero es lo primero: y es proteger por ley los edificios, tanto el Palas, como el Ideal o como el edificio ese de la Explanada, están protegidos. Si luego se le hace caso o no al catálogo pues es la segunda fase. Pero desde luego si no tienen protección alguna, no hay tutía, lo tiran y se acabó. Y pongo dos ejemplos, que no sé si recordaréis (a pesar de que los han derribado hace menos de dos años) y son los edificios de la C/San Vicente 3 (con unos pináculos en la cornisa superior, que eran muy bonitos) y el de la Rambla junto a la farmacia del final con unos miradores chjulísimosy donde ahora están edificando una cosa bastante fea. Esos ya no están. Pero es que se da el caso, de que el edificio de La Casa del Tejedor en la C/López Torregrosa/Pintor Sorolla (sí, el que tiene el último piso en azul), ahora no lo sé, pero al principio del vigente PGOU no estaba protegido. La suerte es que los propietarios, han decidido restaurarlo y ahí está en pie, que sino pues ahora mismo no existiría y sin ningún problema. y yo desde luego protegería entera la Estación de Autobuses, incluídas las marquesinas y las verjas y no digamos ya los almacenes de Portugal/Italia, que son preciosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s