Un paseo por Alicante o Alicante en ruinas (II)

El Benacantil esconde en su falda dos de los rincones más castizos de la ciudad, el Barrio de Santa Cruz y el Casco Antiguo. Santa Cruz y el Barrio, el Barrio y Santa Cruz.

La sensación que uno tiene cuando entra en el Casco Antiguo depende mucho del sitio por donde se ataque.

Vamos a suponer que eres un turista que acaba de llegar a Alicante. Si dedices atacar al Casco Antiguo por la plaza de San Cristóbal las sensaciones son positivas. Fachadas pintadas de vivos colores, terrazas, movimiento, orden y buen gusto. Andas despistado, así que debes pensar que entras en un lugar agradable.

Pero no te confíes, simplemente encara la cuesta de la Calle Argensola, y te encontrarás con esto.

Sigue, y gira a la derecha, en la esquina de la Calle del Carmen con Cienfuegos, te espera esto:

Y ahora, mira desde Cienfuegos hacia abajo…

Sí, al final de la calle, han derribado otro edificio.

Pero que no te impresiones aún, sigue por la calle del Carmen hasta la plaza de Quijano.

 

Ten en cuenta que, a pesar de los edificios en ruinas y los solares apuntalados, la Plaza de Quijano es una de las zonas mejor conservadas que puedes encontrar en el Casco Antiguo de Alicante.

En cualquier caso, continúa por la Calle del Carmen, te esperan muchas sorpresas aún.

Ese edificio que ves apuntalado al fondo de la calle, es un palacio del siglo XVII. Actualmente en sus bajos hay un bar. El resto del edificio está vacío.

Y en este otro edificio, del que sólo se conserva la fachada, el Ayuntamiento de Alicante, la Unidad de Conservación del Patrimonio Histórico-Artístico Municipal -cuyas oficinas están en el edificio de al lado-, ha permitido que se instale un parking. Sin duda, un buen ejemplo de conservación del patrimonio histórico artístico de la ciudad.

Pero sigue por la calle Maldonado hasta llegar a la esquina con la calle de las Monjas, en la plaza de la Vírgen del Remedio, encontrarás este otro ejemplo de cómo se conserva un barrio histórico de una ciudad mediana en España.

Si continúas por la calle Villavieja, llegarás a la Basílica de Santa María, un ejemplo excelente del barroco alicantino. Justo en la misma plaza, está el museo de la Asegurada que alberga la colección de escultura y pintura que Eusebio Sempere donó a la ciudad para que permaneciera en ella y fuese expuesta.

El museo está cerrado, aunque en la web del Ayuntamiento se informa incluso de su horario. Se cerró poco después de haber sido inaugurado, en 2005. Actualmente se construye junto a él el MACA -Museo de Arte Contemporáneo de Alicante. Las obras deberían haber finalizado en diciembre del año pasado, sin embargo, el edificio sigue cerrado, en obras, y las perspectivas de apertura no son muy buenas. Paciencia, pues.

Pero sigue por Villavieja, lo mejor está por llegar.

Afortunadamente, has tenido la prudencia de comenzar tu paseo por el Casco Antiguo desde la Plaza de San Cristóbal. Si hubieras dedicido comenzar a visitar la ciudad antigua desde la Porta Ferrisa -una de las puertas de acceso a la ciudad- te hubieras encontrado con ese muro cochambroso pintarrajeado y una zona algunos alicantinos conocen con el nombre de “Beirut”.

Puedes seguir por la calle Jorge Juan, y encontrarás -a escasos 150 metros del edificio del Ayuntamiento de Alicante- un solar abandonado en el que el Ayuntamiento de Alicante anuncia la construcción de un edificio cuya finalización está prevista para el mes de junio de este año.

Como ves, el Ayuntamiento de Alicante no es de fiar. Por si te sirve de guía, el Alcalde de Alicante está imputado en varios delitos que tienen que ver con la actividad urbanística -principal motor económico de esta ciudad- y la concejal de Urbanismo acostumbra a desoir los consejos del Colegio de Arquitectos de Alicante en lo que a criterios de conservación se refiere.

Siento mucho que tu visita al Casco Antiguo haya sido tan decepcionante. Seguramente, no volverás a Alicante para hacer turismo. Preferirás ir a Barcelona, o a Cuenca, a Girona, a Cádiz, a Granada, a Valencia, incluso a Elche ¿verdad? 

Mientras tanto, los empresarios hoteleros alicantinos se quejarán de que la ciudad recibe cada vez menos visitantes. Pero, no creas, no aportarán demasiadas ideas, y tampoco se posicionarán en contra del Ayuntamiento de Alicante para que la situación mejore. Prefieren dedicarse a otros menesteres. ¿El golf, la construcción? Seguramente.

Pero no desesperes, somos muchos los que queremos que puedas pasear por las calles del Casco Antiguo un domingo por la tarde y encuentres un Barrio lleno de vida. Imagina por un momento: las calles estrechas llenas de comercios abiertos, terrazas donde tomar una copa, tiendas de ropa, de artesanía, librerías, una biblioteca universitaria, edificios restaurados y palacios del siglo XVII relucientes, una oferta de ocio diversa y atractiva.


Bookmark and Share

Anuncios

9 comentarios en “Un paseo por Alicante o Alicante en ruinas (II)

  1. Vivo en la Calle Argensola, la segunda foto es lo que veo cuando salgo de mi casa… es terrible.

    en las calles del Barrio limpian cada día. A las 7 de la mañana, cuando salgo de casa, los barrenderos ya han acabado su trabajo alli, las calles están limpias, se nota el fresquito..
    Bien, ese “portal” de la foto, lleva así más de un año,bueno.. cada día, mejor dicho, cada fin de semana está peor.

    mucha gente comenta que quien vive en el Barrio no tiene derecho a quejarse, ya sabe lo que hay.
    es cierto. sabes que los fines de semana hay follón, que pos las calles oscuras ten cuidado, que el perro no salga sin correa si es de raza, que en el suelo de las plazas puedes encontrar de todo, etc.
    pero el mismo derecho tiene a quejarse el que vive encima de una tienda que el que vive encima de un pub.

    Señores, caigamonos de la parra!!

    me parece genial que aparezcan fotos de este tipo, el Barrio no es lo que aparece en las postales que venden en la Rambla.

    Encantada de haber pasado por aquí.

  2. Me ha encantado la descripción. Me he reído mucho. ¡Pienso hacerme el recorrido turístico!

    La verdad es que es una pena porque hay rincones preciosos en el Barrio. Hace poco vinieron unos amigos alemanes de visita y sudé lo mío para hacerles un tour digerible.

    Por cierto, conozco gente que viene a Alicante, y como piensan que no hay mucho interesante, se pasan cosas como el barrio de Santa Cruz (a mi me parece una joya) y la fortaleza de Santa Bárbara, que tiene un acceso lamentable y dificil de encontrar. Esta fortaleza me parece algo único en una ciudad. La vista es incomparable (además se difuminan las patadas arquitectónicas). Por cierto, con esa vista ¿¡para qué coj… queremos noria!?

  3. La crisis puede ser una oportunidad. Dado que el sector inmobiliario ha decaído, una buena alternativa para tantos empleos y tantas empresas puede ser la concesión de contratos municipales y autonómicos para restaurar todas esas casas y convertir al Barrio en el lugar que todos queremos que sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s